Qué hacer en Hawai

Muchas son las actividades para hacer en sus 8 islas: Isla grande de Hawai, Oahu, Maui, Kauai, Malokai, Lanai, Niʻihau y Kahoolawe. Debido a esto, al pensar en viajar a Hawai, una de las primeras cosas que debes hacer es planear de la mejor manera tu estadía allí. En este blog de viajes te contamos qué hacer en Hawai para vivir el viaje de tus sueños ¡Aloha!

1. Disfrutar de las playas

Una de las primeras razones para viajar a Hawai son sus playas. Aquí podrás relajarte bajo palmeras, nadar en aguas cristalinas, practicar snorkel, buceo o surf, y ver atardeceres de película. Debes tener en cuenta que cada playa tiene características diferentes a las otras, por lo que una vez que recorras varias, sabrás cuál es tu preferida. Entre las más conocidas están la playa Kolekole, que se encuentra en el medio de un jardín selvático y por su interior corre un arroyo con rocas creadas por la lava. Dentro del Parque Nacional de los Volcanes está la hermosa playa de Punaluu. Se caracteriza por su arena negra y es muy popular por la gran cantidad de tortugas marinas que llegan hasta aquí. La playa de Onekahakaha está llena de pequeñas piscinas y es una de las elegidas por los lugareños. Y Hapuna es una de las más famosas, por su larga extensión de arena blanca. Además, es muy visitada por familias ya que cuenta con zonas de picnic y duchas, entre otros servicios.

2. Hacer snorkel

Sin lugar a dudas, es la actividad N°1 para hacer en Hawai, y esto se debe a que este destino es un paraíso para la práctica del snorkel. No importa donde te hospedes, en todas las islas encontrarás fantásticas playas para zambullirte y disfrutar de una biodiversidad marina increible.
Hay dos maneras de hacerlo: por cuenta propia o contratando una excursión. La ventaja de esta última opción es que irás con guías profesionales que te llevarán en bote a lugares más alejados, donde se encuentran los mejores arrecifes de coral. Pero si decides ir por tu cuenta, también encontrarás decenas de playas donde practicarlo.
Hanauma Bay, en Oahu es uno de los lugares más recomendados para practicar snorkel. En esta bahía, que se encuentra a los pies del volcán Coco Head, habitan más de 450 clases de peces tropicales, incluyendo anguilas, tortugas marinas y al famoso Humuhumunukunukuapuaa, el pez oficial de Hawai. Además, es ideal para todo tipo de edad ya que sus aguas no son profundas.

3. Caminar por el legendario Parque Nacional Costa de Na Pali, Kauai

Entre las cosas que hacer en Hawai, la Costa de Na Pali es una de las actividades casi obligatorias. “Los acantilados”, tal es su significado, constituyen 35 kilómetros de valles verdes con muros casi verticales y cascadas que parten desde 1.200 metros de altura para sumergirse en el mar. Es la última zona verdaderamente virgen de Hawai, y está protegida como el Parque Estatal de la Costa Na Pali. Es inaccesible en automóvil, pero puedes llegar a través de barcos, helicóptero y en kayak. Sin embargo, la mejor manera de experimentar este paraíso es caminando a pie sus escarpados acantilados y sus selváticas costas.
Para muchos es la isla más hermosa del archipiélago y se utilizó como set de filmación en varias películas famosas. Sin ir más lejos, la escena de Jurassic Park que sobrevuela la isla en helicóptero, no es otra que la Costa de Na Pali.

4. Maravillarse con los saltos de las ballenas, Maui

Las aguas cálidas y poco profundas de la isla de Maui son el destino elegido por las ballenas jorobadas que cada invierno migran desde Alaska para aparearse y dar a luz. La temporada de ballenas va de diciembre a abril, por lo que si estás por estas fechas, el avistamiento de estos magníficos mamíferos es otra de las cosas que hacer en Hawai, realmente imperdible!
Uno de los puertos donde suelen zarpar las excursiones es Lahaina, en la costa oeste. En la antigüedad, este era un pueblo ballenero, y hoy en día se convirtió en un santuario de adoración de estos animales. Para la observación de ballenas debes tener en cuenta que no siempre se dejan ver, es cuestión de suerte. Y si contratas un barco más pequeño, puedes tener la oportunidad de acercarte más a ellas.

5. Explorar el Parque Nacional de los Volcanes

El Parque Nacional Volcanes de Hawai refleja 70 millones de vulcanismo activo y diversidad biológica. En su interior se pueden ver dos volcanes activos, y dependiendo de las condiciones, hasta se puede tener la oportunidad de ver flujos de lava activos.
Además de poder observar paisajes impresionantes, su visita también es importante para comprender cómo nacieron las islas de Hawai. Se puede visitar fácilmente en auto o a pie, en excursiones que van desde una hora a cinco horas de duración. Los fanáticos de los volcanes, también le pueden dedicar varios días a la exploración, ya que a los alrededores hay áreas para acampar y hasta un hotel.

6. Admirar la vista del Waimea Grand Canyon, Kauai

El Gran Cañón de Waimea sería como el Cañón del Colorado, pero en versión un poco más pequeña y con la llamativa característica del color rojizo de sus paredes. Se encuentra en la isla de Kauai, tiene 900 metros de profundidad, y sus paredes tiñen las aguas del río Waimea, que en hawaiano significa “agua rojiza”. También se pueden observar las marcas horizontales en sus paredes, que evidencian el movimiento de las placas de la tierra. El Waimea Canyon State Park posee un mirador, senderos e infraestructura de servicios.

7. Ver a los surfers montar gigantescas olas, Oahu

El primer relato escrito sobre el surf en Hawai data de 1779. En aquel pasaje, escrito por el teniente James King, se describe a los nativos hawaianos montando tablones de madera sobre las olas oceánicas de Kealakekua Bay, en la Isla Grande. En la lengua hawaiana antigua, el surf también se conoce como “Nalu hee,” y era definido como una práctica espiritual que los conectaba con sus dioses.
Hoy es uno de los deportes más populares, y surfistas de todo el mundo llegan a estas costas para montar las gigantescas olas. Waimea Bay, en la isla de Oahu es considerada la “cuna del surf”. Banzai Pipeline, Makaha y Waikiki Beach son también muy recomendadas. Y para los que no se animan a subirse a una de estas tablas, ver este espectáculo desde la orilla, y estar en contacto con la cultura del surf, también es un imperdible estando en Hawai.

8. Nadar con Mantarrayas

Kona Coast, en la Gran Isla de Hawai, es famosa por sus mantarrayas. Estas asombrosas criaturas marinas pueden superar los 15 metros de ancho, y sus alas se pueden extender hasta los 6 metros. A pesar de dar un poco de miedo, son amables y no tienen dientes, aguijones o púas.
Aunque se pueden ver durante el día, se alimentan de plancton más activamente durante la noche, cuando éste se eleva hacia la superficie del agua. Por eso, el buceo de superficie nocturno con mantarrayas es uno de los imperdibles en Hawai.

9. Asistir a un luau

Para los hawaianos, el luau es una forma de celebrar diferentes ocasiones: cosechas exitosas, cumpleaños, graduaciones, etc. Estas fiestas se realizan en casas de familias o en parques, se sirve comida tradicional, se realizan juegos y muchas actividades tradicionales.
Para que los turistas también puedan formar parte y ser testigos de las costumbres de la cultura hawaiana, se realizan luaus especiales en todas las islas principales. De esta manera, podrás disfrutar de las clases de baile hula, el armado de collares lei, el desfile de la corte real, los relatos hawaianos, el hukilau en la playa, y la ceremonia del imu, donde se cocina un cerdo kalua en un horno bajo tierra a la manera tradicional.

0. Comer auténtica comida hawaiana

Tampoco puedes dejar de probar la típica cocina hawaiana. Si bien es muy parecida a la de otras regiones del Pacífico Sur, la gastronomía de esta región se enriqueció mucho con las recetas y técnicas llevadas por los trabajadores de la caña de azúcar, provenientes en su mayoría de China, Japón, Corea y Portugal. Además de la gran influencia de la comida americana.
Algunos platos típicos que no debes dejar de probar son el taro, el alimento básico de los hawaianos, o el poi, un puré de la raíz de taro. El Lau Lau se prepara envolviendo un cerdo en hojas de ti y en hojas de taro y se lo cocina lentamente en un horno subterráneo con rocas volcánicas. El Lomi Lomi Salmon, es una preparación donde se mezclan los ingredientes (salmón crudo con sal, cebolla, jitomate y chiles) dándoles un “lomi” (masaje).

Leave a Reply

Your email address will not be published.