Ideas que me volaron la cabeza, sacadas de un libro que me traje de mi viaje a Estados Unidos

Volví del viaje a Estados Unidos con un libro que quería leer hace muchísimo tiempo: La semana laboral de 4 horas. Me senté a leerlo y no pude parar. Lo terminé en unos cuatro días. Subrayé, copié ideas, apliqué conceptos y releí el libro desde el final hasta el principio. Me encantó. Es como una especie de biblia sobre los conceptos de una persona que montó su negocio, automatizó procesos y se dedicó a hacer lo que más ama en la vida.

Éste post quizás no tenga mucho que ver con el viaje en sí, sino del conocimiento que traje en formato de libro del mismo. De hecho, si queres combinar viajes con trabajo, éste libro es perfecto. Y hoy dejo algunas pequeñas cosas que me parece interesante que tengas en cuenta para llevar a cabo tus emprendimientos…

La dieta de la información selectiva

 

Nunca veo las noticias y me he comprado un sólo periódico en los últimos cinco años, en el aeropuerto de Stansted, en Londres, y solamente porque me salía más barata una Pepsi Light.

[…]

A partir de ahora voy a proponerte que ejercites la extraordinaria habilidad de ser un ignorante selectivo. Quizás en el desconocimiento esté la felicidad; no lo sé, pero con seguridad resulta muy práctico. Es fundamental que aprendas a hacer caso omiso o a redirigir toda la información e interrupciones que sean irrelevantes, intrascendentes o que no sirvan para hacer algo. La mayoría son las tres cosas.

El primer paso consiste en elaborar y seguir una dieta hipoinformativa.

Igual que el hombre moderno consume demasiadas calorías y calorías sin valor nutritivo, los trabajadores del conocimiento tragan datos y datos en exceso procedentes de las fuentes erróneas.

La semana laboral de 4 horas, Tim Ferriss

Vivimos en un mundo en donde la información es constante. Nos cae información por todos lados: celular, computadora, televisión, radio, etc. Es imposible prestar atención a todo y tener energía para procesarlo. Mantener la atención es imposible , y si nos ponemos a pensar sólo el 20% de la información es relevante para nuestro accionar, mientras que el 80% restante es información aleatoria que no nos sirve de nada (el famoso principio de Pareto).

¿Una manera simple de informarte de lo que sucede actualmente? Preguntar a alguien algo muy simple como: ¿Qué noticias importantes hay el día de hoy?.

Es más, Tim Ferriss a la hora de votar por un presidente, como no lee diarios ni mira las noticias lo único que hace es preguntarle a diez o quince personas que comparten sus valores que piensan de los candidatos a presidente. De ésta manera obtiene un resumen selectivo de las personas con quienes comparte muchas cosas en común. Interesante ¿no?

Lo que estoy haciendo yo hoy en día con mi dieta de la información

   Aunque parezca extraño leo muy pocos blogs. Tengo una selección particular de los que me interesan en éste instante de mi vida y dos o tres veces por semana leo si publicaron algo nuevo a través de un agregador de noticias.

  Hoy, toda la información aplicable que adquiero es a través de libros. Sigo leyendo mucho. Y si leo libros en simultáneo, trato de que sean: uno de ficción y otro de no ficción para despejar la cabeza con el primero y poder aplicar bien las ideas del segundo.

  A veces dejo sólo un programa de política de fondo en donde están todos los partidarios políticos de cada espacio para que debatan entre sí y entender de cual soy más afín.

  No leo diarios ni noticias online que no sean relevantes para brindarme información a lo que estoy haciendo.

  Cierro las redes sociales mientras estoy trabajando.

  Leo los e-mail dos veces al día a menos que sea un día que lo necesite sí o sí.

Bonus track: ¿Cómo leer un 200% más rápido en 10 minutos?

  1. Dos minutos: subraya con un lápiz o el dedo cada línea mientras la lees lo más rápido que puedas. Leer es ir tomando con los ojos una serie de instantáneas a saltos y el uso de una guía visual evita regresiones.
  2. Tres minutos: empieza cada línea enfocando la tercera palabra empezando por la izquierda y finaliza enfocando la tercera empezando por el final. De ésta manera evitamos “malgastar” la visión periférica en los márgenes.
  3. Dos minutos: cuando te sientas cómodo entrando tres o cuatro palabras por ambos lados, intenta enfocar sólo dos veces por línea en esas dos palabras ancla.
  4. Tres minutos: practica leer demasiado deprisa como para comprender, pero con buena técnica (las tres anteriores) cinco páginas y después pasa a una velocidad cómoda. Esto intensificará tu percepción. Como cuando en una calle vas a 50km/h y luego agarras una autopista a 100km/h. Cuando regreses a 50km/h te parecerá en cámara lenta.

El paradigma de los nuevos ricos

En el libro se habla de los nuevos ricos. Son aquellas personas que lejos de acumular cientos de millones de dólares en su cuenta bancaria trabajando sin parar, deciden ganar buen dinero pero acompañarlo de tiempo libre para hacer las cosas que más los apasionan como viajar por el mundo. De ésta manera, los nuevos ricos además de poseer dinero, poseen tiempo. Algunas reglas de los nuevos ricos son:

Olvidarse de la jubilación.

Entender que la jubilación es el peor escenario posible. ¿Trabajar toda la vida para descansar cuando ya no tenemos capacidad física ni energía para disfrutar al 100%?

Pedir perdón, no permiso.

Es mejor equivocarse haciendo y pedir perdón, que preocuparse de antemano por lo que nos pueden decir si pedimos permiso para realizar un acción.

Hacer menos no es pereza.

Hacer el trabajo indicado descartando aquel que no es importante no es pereza, es ser productivo. Por eso hay que entender que hacer menos, a veces es muy importante.

Nunca el momento es el adecuado. 

Para las cosas importantes nunca vas a encontrar el mejor momento. Así que descartando las opciones, el mejor momento es ahora.

Poner foco en nuestras fortalezas.

Concéntrate en potenciar tus fortalezas y no en mejorar tus debilidades. Si haces esto te vas a dar cuenta la importancia que tiene enfocarte en esas cosas que sí sabes hacer bien.

No hay progreso sin eustrés.

El prefijo griego “Eu” significa “saludable”, como en la “euforia” – tiene una presión positiva sobre nosotros, nos anima a desafiarnos a nosotros mismos y nos hace ir más allá.

Seguramente suba más información sobre éste libro y cosas que voy aplicando en mi día a día. Pero estas son algunas ideas que me quedaron dando en la cabeza durante estos días y quería bajarlas a escrito en el blog.

¡Ojalá te generen algo de inquietud!

Sobre el autor Ver todas las publicaciones Web del autor

Federico Bongiorno

Creo cosas en Internet que las podes ver en LinkedIn. Viajo por el mundo, escribo y disfruto de emprender. Mi niño interior es mi director creativo y desde hace unos años tomé la decisión de convertirme en un nómada digital a través de empresas en Internet.

Click aquí para escribirme un e-mail.
Además...
Aprende GRATIS mis trucos.