Viajar al Amazonas

El Amazonas es sinónimo de bellezas naturales, paisajes salvajes, culturas exóticas y aventura. Visitar esta parte exuberante de América del Sur es el deseo de muchos viajeros, pero ¿cómo organizar un viaje a un lugar tan diferente?

¿Cuándo es mejor viajar?

El Amazonas es una zona húmeda y cálida, cercana al ecuador, donde la temperatura sobrepasa los 35 grados durante todo el año. Pero si debemos elegir la mejor época para visitar el Amazonas, es durante la temporada seca, entre junio y noviembre. En estos meses se puede disfrutar de las playas del río, paseos por la jungla, arroyos y cascadas que se forman cuando el nivel del agua es más bajo.
Además, en esta época del año se realizan más eventos en los destinos del Amazonas, como la Fiesta de Boi en Manaos, el Festival Folclórico de Parintins o el Festival Internacional de Música Popular Amazonense en Leticia.

¿Por dónde empezar?

La región del Amazonas es enorme e incluye varios países. Si bien Brasil es el que ocupa la mayor extensión, también el Amazonas Peruano y el Colombiano tienen grandes bellezas que conocer. Venezuela también cuenta con hermosos atractivos dentro de su porción del Amazonas, pero es mejor conocerlos en un viaje aparte, ya que se encuentran alejados del cauce principal del río. Dicho esto, es imperdible al visitarlo conocer los parques Yapacana, la Serranía la Neblina y el parque Parima-Tapirapeco.
Desde Colombia, la travesía puede iniciar desde Leticia, la capital del Amazonas colombiano. Desde allí parten muchos tours que recorren la zona y barcos que realizan el trayecto río abajo hacia los atractivos de Brasil. Desde Perú se puede viajar al Amazonas por tierra a través de tres vías: Chiclayo, Cajamarca o Tarapoto. En Brasil, el viaje puede empezar directamente en el corazón de la región, tomando un avión a Manaos. Es un viaje ideal para quien no tiene mucho tiempo y desea disfrutar de los atractivos del Amazonas profundo en un destino con buena infraestructura turística. La otra opción es recorrer el Río Amazonas partiendo en barco desde las ciudades de Belém o Santarém, en el estado de Pará. El recorrido por el río puede durar entre 3 y 5 días, al que hay que sumarle más días para conocer los puertos más interesantes del recorrido.

Salud y cuidados personales

Siendo que la región del Amazonas es cálida y húmeda, hay que tener en cuenta la presencia constante de insectos. Los mosquitos son comunes y numerosos por lo que es más que recomendable contar con una cantidad importante de repelente, especialmente si se desea realizar paseos por la jungla. Otra recomendación es utilizar ropa clara, ya que además de aliviar el calor, ayuda a espantar a los insectos. También es una muy buena idea contar con calzado impermeable y un sombrero y bloqueador solar para evitar insolarse. No hay que olvidar el botiquín, donde debemos llevar analgésicos y antihistamínicos, para calmar el dolor de cabeza causado por el exceso de sol. Y hablando de salud, indispensable el contar con las vacunas contra la fiebre amarilla y el tétanos aplicadas 10 días antes del viaje.
Consultar con el médico antes de iniciar la travesía puede ser una buena idea, especialmente si se desea viajar con niños al Amazonas, ya que nos podrán asesorar sobre que medicamentos llevar en el botiquín en caso de emergencias.

Navegando

El viaje en barco por el Río Amazonas tiene sus peculiaridades. Es una opción excelente para apreciar las comunidades ribereñas, animales salvajes y disfrutar del paisaje de la jungla. Puede hacerse en camarotes, o en hamacas, de la misma forma que duermen los indígenas de la región. Hay que tener en cuenta que, en este caso, uno debe llevar su propia hamaca ya que el barco no las provee. Es recomendable llevar también comida y agua extra para el viaje, ya que en algunos casos no se ofrecen refrigerios a bordo.

Aunque pueda parecer complicado, viajar al Amazonas es una aventura inolvidable que vale la pena encarar, especialmente para los amantes del ecoturismo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.