¿Por qué el viaje es importante en el emprendimiento?

Soy joven, y como muchos otros jóvenes tengo inquietudes. Cuanto más aprendo, más quiero saber. Encontré una manera simple de saciar estas inquietudes: viajar por el mundo. Como sabrán, Argentina tiene muchas trabas para el que disfruta de viajar al exterior. Sin embargo, estas trabas lo que logran es que las personas gasten más dinero -pagando alícuotas- por un servicio que en realidad no vale eso.

Hoy te quiero hablar de esto ya que me interesa demostrar la importancia del viajero en la economía de su país. Una persona que disfruta de viajar, en su mayoría crea valor en su propia tierra. Se culturiza. Convive con nuevas ideas y se nutre de perspectivas diferentes. De hecho, muchas de las cosas que hoy utilizamos cotidianamente surgieron luego de un viaje. 

Cuando estamos de viaje encontramos constantemente emprendimientos que resuelven problemas cotidianos que muchas no fueron resueltos en nuestro país. Oportunidades. Y sí, de estas oportunidades surgen pequeñas empresas que dan trabajo en el propio país del viajero (y le permiten continuar viajando para nutrirse de más ideas).

Ejemplos

El primer ejemplo del cual te quiero hablar es Officenet. La empresa fundada por Andy Freire y Santiago Bilinkis es un claro ejemplo de como un viaje los ayudó a perfeccionar su empresa (que luego fue adquirida por Staples). Ellos siempre cuentan que para generar el conocimiento necesario antes de lanzar Officenet tuvieron que viajar y recorrer diferentes empresas que se dedicaban a lo mismo en Estados Unidos.

El segundo ejemplo es el caso de Mercado Libre. ¿Cuántas personas utilizan hoy en día Mercado Libre en su vida cotidiana? Millones. Y cientos de miles viven directamente de los ingresos que generan a través de esta plataforma. ¿Cómo fue posible? Emulando un negocio que ya existía en los Estados Unidos llamado eBay o su par Alibaba fundado en China. Si bien es un ejemplo más online que quizás no haya necesitado un viaje para su observación, estoy seguro de que algo tuvo que ver con la conexión de ideas entre culturas.

El tercer ejemplo que se me viene a la cabeza son los famosos espacios de co-working que están generando tanto éxito en los países latinoamericanos. Estos espacios donde los freelance y emprendedores se reúnen a trabajar generalmente son emulados de las mismas opciones que se ofrecen en Silicon Valley por ejemplo. Y si nadie hubiera conocido estos espacios en otros países, seguramente no habrían llegado a los países donde se difundieron luego.

Por último me interesa mostrarte un caso con mayor enfoque a nivel gubernamental ya que se trata de políticas de transporte. Estuve en Medellín y  pude conocer el día a día del transporte público de la ciudad. Me pareció fantástico, y es necesario viajar en todas las combinaciones que permite para entenderlo a fondo. Hoy en día hay países de primer mundo que utilizan a los creadores de éste sistema como consultores para desarrollar estrategias de transporte similares en otros rincones del mundo. Si éstas personas no hubieran viajado a Medellín para conocer el tipo de transporte que posee, y cómo modificó la vida local, estoy seguro de que no habrían querido emularlo en su país. 

El mundo se mueve por los emprendedores

El mundo se mueve por las ideas, y las ideas se encuentran volando alrededor del globo. El viaje es una instancia de inspiración -más allá del aprendizaje-. Muchas de las cosas que utilizamos en el día a día surgieron como una pequeña idea en el momento en que salimos a conocer las rutas. Es clave poseer perspectivas para resolver problemas: si siempre hacemos lo mismo, en algún momento nos vamos a trabar. 

Viajar y entender como se resuelven los problemas en otros lados, nos permite buscar alternativas aplicables en nuestro país. Y los nuevos emprendimientos hacen girar la economía. Confío en que los pequeños emprendimientos deben ser política de estado para continuar generando valor y puestos de trabajo en el país. Y también me parece clave que los marcos legales ayuden a fomentar esta creatividad e innovación continua en los ciudadanos (en vez de impartir miedo y fomentar la pasividad de un sueldo fijo mensual).

Conclusión

Los grandes países crecen gracias a los emprendedores. Los emprendedores crecen en políticas claras que permiten crear, errar y volver a empezar. Las ideas surgen en los lugares menos esperados. Cuando se necesita inspiración hay que fomentar nuevos horizontes y perspectivas. Viajar da perspectivas y estímulos constantes al cerebro. Creo que para un emprendedor, el viaje es parte de su proceso de mejora constante. Y si los emprendedores mejoran, la economía sigue girando (y creciendo).

Fomentar el viaje ayuda a la generación de ideas. Imprime nuevos horizontes y ensancha las perspectivas. De alguna manera logra que perdamos el miedo de lo desconocido: y crear valor para nuestra economía siempre es un paso hacia lo desconocido.

Por eso defiendo el viaje.

Leave a Reply

Your email address will not be published.