Un relato de amor fugaz por París

Llegué a París por debajo del agua, atravesé el Canal de la Mancha desde Inglaterra hacia Francia. Éste, según mis cálculos, debe ser una especie de tren al edén. Digo que llega al edén, porque que cuando pisé por primera vez la ciudad de París me enamoré.
Había llegado a mi lugar en el mundo, me sentía parte, no me quería ir jamás. Una vez ya asentado en el hotel, me dispuse a salir a caminar por la ciudad luz. Cada paso que doy dentro de la ciudad, me traslada a las escenas de la película “Medianoche en París”. Era utópico como siendo una ciudad tan moderna, aún poseía sus mágicos vestigios de la Belle Époque.
Era un invierno parisino muy frío, y aún así, caminando por el barrio latino se me caían sonrisas increíblemente cálidas por lo que estaba viviendo. Un sueño despierto.
Seguía, y seguía caminando. Llegué a Notre Dame, esa mítica iglesia que vi en tantas películas, hoy se imponía en mi camino. Cada paso que daba, me remontaba a un recuerdo. Estos recuerdos me llevaron consciente o inconscientemente hacia la Plaza Charles de Gaulle, donde me topé con el monumental “Arco del Triunfo”, esa gran construcción que se vislumbra en medio de las transitadas calles de París, demostrándose victorioso, como su nombre lo declara.
Estar en París y no perder mi mente durante un día completo dentro del Louvre lo creo ilegal. Sentir de cerca el arte de los más virtuosos artistas de la historia, merece ser prioridad. Por lo que durante un día, desaparecí en el antiguo Palacio del Louvre.
Pero como es la ciudad luz, todos esperamos un momento especial. Llegar a ese rincón que un visionario llamado Gustave, transformaría en un lugar donde personas de cualquier parte del mundo son felices. Este lugar selló mi amor por París, y perpetuó mis ganas de volver en cada oportunidad. Como se habrán imaginado, ese lugar es la Torre Eiffel. El icono al cual declaré mis eternas intenciones de volver, una y otra vez.
Podré caminar a lo largo de mi vida por un millar de rincones, pero al lugar de esta foto, siempre voy a regresar:

Sobre el autor Ver todas las publicaciones Web del autor

Federico Bongiorno

Creo cosas en Internet que las podes ver en LinkedIn. Viajo por el mundo, escribo y disfruto de emprender. Mi niño interior es mi director creativo y desde hace unos años tomé la decisión de convertirme en un nómada digital a través de empresas en Internet.

Click aquí para escribirme un e-mail.

5 comentariosDejar un comentario

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Completar * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.